• 20May

    La sentencia que esta semana comentamos se centra en el estudio de la legalidad de una entrada y registro domiciliaria autorizada por resolución judicial, aunque no se especifique el día y hora de realización de ese registro.

    Los hechos sucedieron cuando la acusada se dedicaba a la distribución y venta de sustancias estupefacientes, siendo ayudada en algunas ocasiones por otra persona que recogía el dinero de los compradores y les hacía entrega de la sustancia.

    Efectuada vigilancia en el domicilio, se observaron numerosas operaciones de venta de “menudeo”.

    Se efectuó entrada y registro en el domicilio en virtud de Auto del Juzgado y la referida acusada al detectar la presencia policial, se dirigió al baño arrojando al inodoro la droga de la que disponía para suministrarla a terceros, encontrándose en esa diligencia de entrada y registro flotando en el water dos papelinas de cocaína, interviniéndose en el suelo del mismo cuarto de baño 9 papelinas así como dinero en efectivo procedente de su ilícita actividad. Analizadas dichas papelinas resultó que contenían heroína y cocaína.

    La acusada, al tiempo de cometer los hechos relatados, padecía toxicomanía derivada del consumo de heroína y cocaína, no constando la gravedad de la dependencia ni que le anulase su libre albedrío para comprender la ilicitud de sus actos.

    Tanto la acusada como su ayudante tenían varias condenas a penas de prisión por delitos contra la salud pública y se dictó nueva sentencia en la que fueron de nuevo condenados por el mismo delito. La acusada la recurrió alegando, entre otras cosas, la vulneración del derecho fundamental a la inviolabilidad del domicilio del art. 18.2 CE.

    El motivo principal de Recurso se centra en el hecho de que en el Auto autorizando la entrada y registro en su domicilio, no se concreta el día y hora en que debe tener lugar esta diligencia y que por lo tanto se solicita que, debe declararse nulo dicho Auto y la diligencia de investigación practicada.

    La Sala analiza el art. 18.2 CE invocado y dice que el artículo contiene una protección de la inviolabilidad del domicilio, estableciendo los supuestos en que procederá la entrada: consentimiento del titular, flagrante delito y mediante resolución judicial. Nuestra Constitución no concibe otra autorización distinta a la judicial, aún en el caso de emergencia, lo que revela la íntima relación entre el derecho a la inviolabilidad del domicilio y el concerniente a la intimidad personal y familiar.

    Según los arts. 18.2 CE, 87.2 LOPJ y 546 LECrim, la entrada en el domicilio sin permiso de quien lo ocupa, ni estado de necesidad solo puede hacerse si lo autoriza o manda el Juez competente y en tal autorización descansa, a su vez, el registro domiciliario. Este es el único requisito, necesario y suficiente por sí mismo para dotar de legitimidad constitucional a la invasión del hogar.

    Cuando la entrada en el domicilio se basa en una resolución judicial, ésta tendrá que estar suficientemente motivada. Para que esta motivación sea bastante, es preciso que el Juez disponga de indicios acerca de la comisión de un delito y de la relación del domicilio con él, lo cual puede suceder en los casos en los que puedan encontrarse en el domicilio efectos o instrumentos del delito. Se trata de que se aporten cualquier tipo de datos fácticos o fuertes presunciones de que las infracciones se han cometido o están a punto de cometerse. Se trata de una medida al inicio del procedimiento por lo que basta para su adopción el que existan sospechas fundadas y expresadas en el auto, aunque sea de un modo genérico y no exhaustivo.

    Por lo tanto, es bastante con que esos datos consten en el oficio policial aunque no figuren recogidos en la resolución judicial. No obstante, del oficio policial deberá desprenderse de forma suficiente las razones que se invocan para solicitar la autorización judicial. Así, aunque lo deseable es que la expresión de los indicios objetivos que justifiquen la intervención queden debidamente plasmados en la resolución judicial, ésta puede considerarse suficientemente motivada si, integrada incluso con la solicitud policial, contiene los elementos necesarios para considerar satisfechas las exigencias para poder llevar a cabo con posterioridad la ponderación de la restricción de los derechos fundamentales que la proporcionalidad de la medida impone.

    Existe conocida jurisprudencia del T. Constitucional y del Supremo en el sentido de entender suficientemente justificado el ingreso en su domicilio con fines de investigación de conductas posiblemente delictivas, cuando el auto del juzgado se remite a la solicitud policial y ésta se encuentre bien fundada.

    En el presente caso y en lo que aquí nos concierne, existió resolución judicial acordando la entrada y registro en el domicilio que cumplió los anteriores requisitos de motivación y proporcionalidad. Las quejas relativas a la omisión del día y hora del registro en el auto habilitante no suponen vulneración del derecho fundamental a la inviolabilidad del domicilio. Ya otras sentencias de esta Sala declararon que la ausencia de fecha de entrada y registro no es causa de nulidad, por entenderse que debe practicarse el día de su entrega, como acaeció en este caso en el que el registro se realizó el mismo día en que se dictó el auto habilitante .

    Respecto de esta alegación efectuada por la acusada, la Sala confirmó la sentencia dictada aunque anuló algunos otros puntos de la mencionada sentencia.

    Si quieres descargarte el texto íntegro de la Sentencia, pincha AQUI.

    Para el caso de que NO puedes descargarte el archivo, COPIA la siguiente dirección y PÉGALO en tu navegador.

    http://www.amparolegal.com/assets/plugindata/poola/e20052011.pdf

    Posted by Javier YAGÜE @ 16:53

    Tags: , ,

Deje un comentario

Aviso: La moderación de comentarios está activada, puede tardar en mostrarse. No necesita volver a enviarlo.