• 21Mar

    La sentencia de hoy ANULA LA  SANCIÓN DE SEPARACIÓN DEL SERVCIO DE UN GUARDIA CIVIL QUE TRAFICABA CON DROGAS. Es la SENTENCIA nº 5347 de 15 de Octubre de 2013 DE LA SALA DE LO MILITAR DEL TRIBUNAL SUPREMO.

    Los hechos probados fueron que un grupo de personas formaban una organización dedicada a la introducción de grandes cantidades de hachís en las costas de la provincia de Cádiz. Para facilitar la entrada de dicha sustancia, estas personas se pusieron en contacto con dos agentes de la Guardia Civil destinados en una localidad, quienes aprovechando que desempeñaban funciones de vigilancia en las playas, aceptaron informar a los miembros de la organización sobre la presencia de patrullas, para que pudieran realizar los alijos sin riesgo a ser descubiertos, a cambio de la entrega de dinero. Para ello, dichos agentes acusados provocaron el cambio de turno en varias ocasiones para coincidir juntos en el mismo servicio.

    En unos de los desembarcos, las personas de la organización fueron sorprendidas por otros agentes de la Guardia Civil que les detuvieron e intervinieron 66 fardos de hachís con tendría un valor en el mercado de más de 2,5 millones de euros.

    Por estos hechos, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dictó sentencia por la que se condenó, entre otros a los agentes, como autores de un delito de tráfico de drogas y un delito de cohecho. Dicha sentencia se declaró firme.

    A uno de los agentes se le impuso la sanción disciplinaria de separación del servicio como autor de una falta muy grave consistente en “cometer un delito doloso condenado por sentencia firme y que cause grave daño a la Administración y a los ciudadanos”. Frente a esta sanción, el agente interpuso este recurso que ahora estamos analizando.

    El agente solicita del Supremo la nulidad de la resolución dictada porque según el art. 62.1.a) de la Ley 30/1992 de las Administraciones Públicas, los actos de las Administración Públicas son nulos de pleno derecho en los casos en las que lesionen los derechos y libertades susceptibles de amparo constitucional, también pide el agente, la anulación de la expresada resolución administrativa por haber incurrido en infracción del ordenamiento jurídico. Argumenta el agente una supuesta caducidad del expediente disciplinario, al entender que transcurrió en exceso el plazo legalmente fijado para dictarla.

    La Sala, antes de todo, examina la posible caducidad del procedimiento y del examen de los documentos se desprende que desde la fecha de apertura del expediente y la fecha de notificación de la sanción al expedientado, transcurrieron cuatro meses y veinticinco días, lo que unidos a los dos meses y un día pasados desde la incoación del expediente hasta su interrupción, arroja una duración total de seis meses y veintiséis días, que claramente excede del tiempo legal fijado para su terminación.

    Dice la Sala que efectivamente, el art. 55 de la Ley Orgánica 12/2007 del Régimen Disciplinario de la Guardia Civil establece que para el procedimiento por faltas graves y muy graves, el procedimiento respetará los plazos establecidos sin que la instrucción del expediente pueda exceder de seis meses señalando a continuación que transcurrido ese plazo se producirá la caducidad del expediente.

    Sigue diciendo la Sala que dado que la caducidad se establece como garantía al expedientado, que impide que la Administración pueda mantener indefinidamente pendiente de resolución el expediente incoado, la Sala considera que no puede afectar al plazo de tramitación fijado ni prolongarlo o permitir su posible extensión el hecho de que la incoación del expediente se hubiera producido en razón de hechos que finalmente hayan servido de sustento a una condena penal y finalmente son sancionado por la Autoridad disciplinaria en razón de ésta.

    En relación con infracciones que sancionaban el hecho de haber sido condenado por haber cometido un delito, en el art. 60 de la Ley Orgánica 12/1985 del Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas, se precisaba que la causa de la infracción es el hecho de la condena y no los hechos que en su momento dieron lugar a la instrucción de un procedimiento criminal que terminó en sentencia condenatoria.

    La Sala recuerda que en relación con los expedientes incoados por los hechos objeto del procedimiento penal y la infracción disciplinaria apreciada en ese momento y terminados con la imposición de una sanción por el hecho de la condena penal, es lo cierto que ante el pronunciamiento de la sentencia condenatoria, una vez firme, la Administración actuó de una de las dos formas en que podía hacerlo; siendo preceptivo el ejercicio de la acción disciplinaria, podía archivar el expediente gubernativo e incoar otro distinto o, continuar aquél por el hecho de la condena.

    En este caso, la Administración sancionadora optó por la continuación del expediente incoado cuando podría haberlo archivado, sin incoar uno distinto que le hubiera abierto el plazo completo para tramitarlo por la nueva falta, pero una vez adoptada la decisión de continuar el que se venía tramitando, la norma vigente obliga a finalizarlo en el plazo legalmente fijado, so pena de provocar la caducidad del mismo.

    Eso ha sucedido en este caso ya la que, como antes dijimos, la tramitación del expediente ha durado seis meses y veintiséis días, excediendo del plazo de seis meses fijado en la ley, lo que provoca su caducidad.

    Sigue diciendo la Sala que una vez declarada la caducidad del expediente, también ha de considerarse prescrita la infracción, teniendo en cuenta que los hechos que se relatan en la sentencia condenatoria son del 2009 y han transcurrido más de tres años conforme al art. 21 de la Ley Orgánica 12/2007.

    Por todo lo anterior, se estimó el recurso interpuesto por el agente condenado, declarando la caducidad del procedimiento y ordenando el archivo del mismo con la consiguiente anulación de la sanción de separación del servicio.

    Si quieres descargarte el texto íntegro de la sentencia, pincha AQUÍ

    Para el caso de que NO puedes descargarte el  archivo, COPIA la siguiente dirección y PÉGALA en tu navegador.

    http://www.amparolegal.com/assets/plugindata/poola/e21032014.pdf

     

    Posted by Javier YAGÜE @ 8:00

    Tags: , , ,

Deje un comentario

Aviso: La moderación de comentarios está activada, puede tardar en mostrarse. No necesita volver a enviarlo.