• 25Ene

    La sentencia de hoy confirma la CONDENA a un POLICÍA QUE DISPARÓ CONTRA EL CONDUCTOR DE UN COCHE ROBADO.

    Los hechos sucedieron cuando un oficial del Cuerpo Nacional de Policía se encontraba realizando las funciones de profesión, patrullando vestido de paisano y en el interior de un vehículo oficial sin distintivos policiales.

    Observaron cómo un vehículo ocupado por un hombre y una mujer, se encontraba detenido en la parada del autobús, subiendo al mismo una tercera persona que se colocó en la parte de atrás, iniciando la marcha; este vehículo levantó en los agentes sospecha por lo que decidieron seguirle al tiempo que realizaban averiguaciones sobre el mismo. Desde las oficinas les notificaron que ese vehículo estaba denunciado como sustraído, motivo que les determinó a detenerle, intentando llevarlo a cabo tras haberse introducido el vehículo en una calle sin salida.

    Para interceptarlo, colocaron el vehículo policial en medio de la calzada y el agente acusado se situó a la izquierda de su vehículo con una pierna sobre la acera y la otra sobre la calzada, llevando en la mano izquierda la placa policial y en la derecha la pistola reglamentaria, con su compañero cubriéndole.

    No obstante, los ocupantes del vehículo no hicieron caso y continuaron la marcha subiendo para ello a la acera, teniendo que dar el agente acusado un salto para conseguir esquivar el coche, momento en que se golpeó la rodilla y cayó al suelo, por lo cual su compañero, para impedir la huida, realizó dos disparos con su arma reglamentaria, disparos que al oírlos el acusado, procedió a levantarse del suelo y sin cerciorarse, comenzó a disparar contra el vehículo, no obstante estar éste en movimiento, continuando en su huída sin que desde el interior se realizara más intento que el de huida. Continue reading »

    Tags: , , ,

  • 16Nov

    La sentencia que hoy comentamos se centra en el delito de atentado contra la autoridad, en donde se indica que LOS DISPAROS CONTRA VARIOS AGENTES NO DAN LUGAR A TANTOS DELITOS COMO NÚMERO DE ESTOS.

    Los hechos sucedieron cuando el procesado se encontraba en una discoteca y un momento determinado sacó de entre sus ropas una pistola en perfecto estado de conservación y funcionamiento; esgrimiéndola empezó a gritar y a amenazar a todo el mundo con matarle. El encargado de la discoteca se acercó para tranquilizarlo, momento en el que el acusado le dirigió el arma hacia él, haciendo la operación de montarla. Ante esto, el encargado salió huyendo al exterior del establecimiento. El acusado también salió y allí se encontró cuatro agentes de Policía Nacional en prácticas, que vistiendo con ropas civiles se identificaron verbalmente y exhibieron sus respectivos carnets profesionales.

    El acusado hizo caso omiso y huyó caminando, haciendo antes varios disparos al aire. Los cuatro agentes, acompañados del empleado de la discoteca, iniciaron su persecución dando continuas voces de “alto policía”. El acusado corría, se paraba y apuntaba al grupo, llegando a realizar dos disparos en la dirección de los agentes, obligando a que todos ellos se lanzaran al suelo y protegieran tras unos automóviles. Siguiendo la persecución, el grupo se dividió para tratar de interceptar al acusado, y uno de los agentes se acercó hasta unos 10 m, diciendo que era policía y que dejara el arma, sin que el acusado atendiera la orden y además, efectuara un disparo en dirección hacia él. Finalmente, otro agente logró acercarse sin ser visto y abalanzándose inició un fuerte forcejeo en cuyo transcurso el acusado disparó su arma. Ya reducido, pudo comprobarse que el acusado portaba otro cargado con seis cartuchos y estaba preparada por utilizarlo y disparar.

    Se dictó sentencia en la que se le absolvió de cuatro delitos de homicidio intentado, pero se le condenó de un delito de tenencia ilícita de armas así como de dos delitos de atentado. Frente a la sentencia recurrió en Casación alegando la indebida aplicación de los art. 550 y 551 CP. Continue reading »

    Tags: , ,