• 29Oct

     

     

    Hoy comentamos una sentencia en la que se ABSUELVE A UNA GUARDIA CIVIL DE LA COMISIÓN DE UNA FALTA GRAVE AL PARTICIPAR EN UNA PELEA ESTANDO FUERA DE SERVICIO. Es la SENTENCIA Nº 67 de 11 de Septiembre de 2015 de la SALA DE LO MILITAR DEL TRIBUNAL SUPREMO.

    Los hechos sucedieron cuando la Guardia Civil se encontraba disfrutando de sus días de descanso en una localidad de Cádiz en la que se celebraban los carnavales. Sobre las 4:30 de la madrugada, a la puerta de la caseta municipal del recinto ferial, se suscitó una pelea entre un hermano de la Guardia y el portero de la caseta, lo que motivó la intervención de tres agentes de la Policía Local, uno de los cuales procedió a reducir al hermano de la demandante, al que tiró al suelo.

    En ese momento, la Guardia se abalanzó por la espalda sobre el agente y se situó encima de él teniendo que forcejear con ella otro agente que acudió al lugar de los hechos. Por estos sucesos se cursó denuncia por la Policía Local sancionando a la Guardia como autora de una infracción administrativa contra el orden público. Continue reading »

    Tags: , ,

  • 12Dic

     

    Hoy te enviamos una sentencia en la que se CONFIRMA LA SANCIÓN DE UN GUARDIA CIVIL DE BAJA MÉDICA QUE CONTINUAMENTE IMPEDÍA QUE LOS SERVICIOS MÉDICOS LE EVALUASEN. Es la SENTENCIA Nº 35 de 11de Julio de 2014 de la SALA de lo MILITAR del TRIBUNAL SUPREMO.

    Al agente se le impuso una sanción de pérdida de quince días de haberes con suspensión de funciones como autor de una falta grave consistente en “la negligencia grave en el cumplimiento de las obligaciones profesionales”. Frente a esta resolución se interpusieron diferentes recursos y se dictó sentencia que declaraba probados los siguientes hechos:

    El agente fue dado de baja médica por enfermedad común (lumbalgia), permaneciendo en esta situación unos 10 meses, cuando fue examinado por la Unidad de Reconocimientos Médicos y acordándose nuevo examen al cabo de dos meses.

    El agente es nuevamente reconocido pero no aporta ninguno de los resultados de las pruebas que le habían prescrito por lo que en el dictamen médico figura que “sin dichas pruebas es imposible valorar el proceso y que la actitud del paciente es francamente apática y de poca colaboración”.

    Dos meses más tarde se intentó hasta en cuatro ocasiones contactar con el expediente mediante llamadas telefónicas a su móvil, a fin de trasladarle la orden por la que se disponía su comparecencia ante los Servicios Médicos, resultado infructuosas todas las gestiones.

    Un mes después el Hospital General de la Defensa comunicó que el expedientado “no había podido ser valorado por el traumatólogo por no traer el interesado las pruebas que se le requerían” y se disponía que compareciera ante los Servicios de Sanidad de la Comandancia.

    El día señalado, el agente se personó y el Capital Jefe le requirió las pruebas diagnósticas, alegando el agente que él no las tenía y que las tenía su hermana, que era médico, solicitándosele entonces el número de teléfono de su hermana, contestando que “yo no doy números de teléfono”. Ante la insistencia del Oficial y tras recordarle su obligación profesional de aportar los informes, el agente guardó silencio  hasta que pasado 1 mes y medio aportó las pruebas.

    Seis meses después, se dispuso la comparecencia del agente (en cuatro ocasiones) para evaluar su patología, no presentándose en las citas tras aportar siempre un certificado médico en el que se le prescribía “reposo absoluto durante 72 horas”. A la vista del irregular comportamiento, fue ordenado por el Coronel Jefe de la Comandancia que el Grupo de Información de la Unidad controlase las actividades del agente, quedando acreditado que asistía diariamente a un gimnasio de la localidad donde llevaba a cabo una rutina de ejercicios enérgicos de alta intensidad que comprometían todas las extremidades y el tronco. Continue reading »

    Tags: , , , ,

  • 31Oct

     

    Hoy comentamos una sentencia en la que se ANULA LA SANCIÓN IMPUESTA A UNA GUARDIA CIVIL EN ESTADO DE EMBRIAGUEZ. Es la SENTENCIA Nº 31 de 26 de Junio de 2014 de la SALA de lo MILITAR del TRIBUNAL SUPREMO.

    Los hechos sucedieron cuando una cabo de la Guardia Civil era sargento eventual alumna del Curso de Acceso a la Escala de Suboficiales que se celebraba en la academia de Baeza. La agente había sido autorizada para pernoctar fuera de la Academia y cada día lectivo debía presentarse en ella para participar en las actividades de formación media hora antes del inicio de las actividades académicas.

    Una noche, la agente junto con su compañera, consumió una cantidad de bebidas alcohólicas en varios bares de la localidad. Tras eso, las dos suboficiales alumnas fueron a otro bar y se unieron a un grupo de compañeros alumnos donde la agente ingirió más bebidas y así hasta aproximadamente las 4:30 de la madrugada.

    Sobre las 4:55 h la sargento eventual alumna, en un evidente estado de plena intoxicación etílica, se personó en la garita de acceso principal de la Academia con el propósito de entrar en el centro lo que no le fue permitido por el guardia civil de servicio por no ser la hora de entrada. La alumna vestí ropa de paisano y presentaba ojos brillantes, pupilas dilatadas, habla pastosa y titubeante, halitosis alcohólica y descoordinación de movimientos.

    La interesada se marchó pero regresó al cabo de unos minutos reiterando de forma más exigente su deseo de entrar y requirió al guardia la presencia del comandante de la guardia, un sargento que advirtió igualmente el estado de intoxicación etílica. Acto seguido la suboficial alumna comenzó a llorar y viendo el sargento las condiciones en las que se encontraba  la acompañó hasta el soportal del Cuerpo de Guardia donde estaba de servicio una agente, a fin de que ésta pudiera preguntarla qué le pasaba y calmarla.

    Visto que ninguno conseguía averiguar los motivos del llanto y para evitar que pudiera sufrir algún daño mientras deambulaba por la localidad, el sargento autorizó a la suboficial alumna a que pasara el resto de la noche en el módulo de mujeres de la academia, al que fue ayudada a llegar por la dificultad que tenía para mantenerse erguida. Ya en el dormitorio la agente que la había acompañado junto con otra alumna, procedieron a desvestirla y la metieron en la cama.

    La compañera con la que había estado bebiendo la noche anterior, al darse cuenta del estado en que se encontraba la suboficial alumna, la despertó y la ayudó a darse una ducha que la reanimara sin que la expedientada fuera consciente de ello. A las 8:30 h empezaron las clases que consistían en dirigir la instrucción de orden cerrado con armas y la expedientada tenía que explicar los movimientos a un grupo de alumnos; ella tenía los ojos enrojecidos, descoordinación al realizar los movimientos, escasa capacidad de exposición de ideas y halitosis alcohólica muy evidente. Todo ello fue observado por la alférez que supervisaba la clase y dispuso el cese de la suboficial en ese cometido y su relevo. Continue reading »

    Tags: , , ,