• 31Oct

     

    Hoy comentamos una sentencia en la que se ANULA LA SANCIÓN IMPUESTA A UNA GUARDIA CIVIL EN ESTADO DE EMBRIAGUEZ. Es la SENTENCIA Nº 31 de 26 de Junio de 2014 de la SALA de lo MILITAR del TRIBUNAL SUPREMO.

    Los hechos sucedieron cuando una cabo de la Guardia Civil era sargento eventual alumna del Curso de Acceso a la Escala de Suboficiales que se celebraba en la academia de Baeza. La agente había sido autorizada para pernoctar fuera de la Academia y cada día lectivo debía presentarse en ella para participar en las actividades de formación media hora antes del inicio de las actividades académicas.

    Una noche, la agente junto con su compañera, consumió una cantidad de bebidas alcohólicas en varios bares de la localidad. Tras eso, las dos suboficiales alumnas fueron a otro bar y se unieron a un grupo de compañeros alumnos donde la agente ingirió más bebidas y así hasta aproximadamente las 4:30 de la madrugada.

    Sobre las 4:55 h la sargento eventual alumna, en un evidente estado de plena intoxicación etílica, se personó en la garita de acceso principal de la Academia con el propósito de entrar en el centro lo que no le fue permitido por el guardia civil de servicio por no ser la hora de entrada. La alumna vestí ropa de paisano y presentaba ojos brillantes, pupilas dilatadas, habla pastosa y titubeante, halitosis alcohólica y descoordinación de movimientos.

    La interesada se marchó pero regresó al cabo de unos minutos reiterando de forma más exigente su deseo de entrar y requirió al guardia la presencia del comandante de la guardia, un sargento que advirtió igualmente el estado de intoxicación etílica. Acto seguido la suboficial alumna comenzó a llorar y viendo el sargento las condiciones en las que se encontraba  la acompañó hasta el soportal del Cuerpo de Guardia donde estaba de servicio una agente, a fin de que ésta pudiera preguntarla qué le pasaba y calmarla.

    Visto que ninguno conseguía averiguar los motivos del llanto y para evitar que pudiera sufrir algún daño mientras deambulaba por la localidad, el sargento autorizó a la suboficial alumna a que pasara el resto de la noche en el módulo de mujeres de la academia, al que fue ayudada a llegar por la dificultad que tenía para mantenerse erguida. Ya en el dormitorio la agente que la había acompañado junto con otra alumna, procedieron a desvestirla y la metieron en la cama.

    La compañera con la que había estado bebiendo la noche anterior, al darse cuenta del estado en que se encontraba la suboficial alumna, la despertó y la ayudó a darse una ducha que la reanimara sin que la expedientada fuera consciente de ello. A las 8:30 h empezaron las clases que consistían en dirigir la instrucción de orden cerrado con armas y la expedientada tenía que explicar los movimientos a un grupo de alumnos; ella tenía los ojos enrojecidos, descoordinación al realizar los movimientos, escasa capacidad de exposición de ideas y halitosis alcohólica muy evidente. Todo ello fue observado por la alférez que supervisaba la clase y dispuso el cese de la suboficial en ese cometido y su relevo. Continue reading »

    Tags: , , ,

  • 26Sep

    Hoy comentamos una sentencia en la que confirma la CONDENA A UN GUARDIA CIVIL POR ALEGAR UNA ENFERMEDAD DE MANERA FALSA. Es la SENTENCIA Nº 82 de 18 de Noviembre de 2013 de la SALA de lo MILITAR del TRIBUNAL SUPREMO.

    Los hechos sucedieron cuando la noche del 29 al 30 de diciembre, un Guardia Civil se encontraba en una localidad para realizar una cena de Navidad con otros agentes y otras personas ajenas al cuerpo. Durante la citada noche, el agente estuvo hablando con otro agente sobre la pesadez de la cena y se quejó de dolor de estómago.

    El día 30 de diciembre a las 4:34 h de la madrugada el agente llamó desde su teléfono móvil al COS informando que estaba destinado en otro puesto y que se encontraba indispuesto para el servicio que comenzaba ese mismo día a las 6:00 h de la mañana, por lo que el agente del COS puso esa novedad inmediatamente en conocimiento del Comandante de Puesto del agente mediante el sistema Sirdee.

    Una vez que tuvo conocimiento el Comandante del Puesto, éste procedió a llamarle a su teléfono particular para comprobar su estado de salud, no pudiendo ponerse con contacto con él por no descolgar el teléfono por lo que se desplazó al Acuartelamiento, realizando numerosas llamadas al telefonillo del domicilio, no recibiendo contestación a las mismas.

    Sobre las 5 de la madrugada, cuando el Comandante del Puesto se encontraba realizando servicio de vigilancia en las inmediaciones del acuartelamiento, observó cómo un vehículo entraba en el mismo, siendo ocupado por el agente y otras personas; todos ellos entraron en casa de uno de los ocupantes. El Comandante entró en el bloque del expedientado y le  esperó en el rellano del piso donde tiene fijada su residencia; sobre las 5:15 h el expedientado, ayudado por la luz de su teléfono móvil accede al rellano de su domicilio, momento en el que el Comandante le orden que se encuentre a las 6:00 h en su oficina vestido de uniformado.

    A las 6:00 h el expedientado se persona en la oficina e informa al Comandante de que había estado en otra localidad cenando y que al sentirse enfermo, había sido llevado por un compañero al centro de salud de esa localidad. Ante esto el Comandando del Puesto le solicitó el parte de asistencia médica contestando el agente que no lo tenía y que iba a realizar el servicio de 6:00 h a 14:00 h que tenía encomendado para ese día.

    El expedientado realizó el servicio junto con otro agente, quejándose a este sobre dolencias en el estómago y afirmando que la noche anterior había ido al centro de salud de otra ciudad, no apreciándose por parte de su compañero ningún signo externo que evidenciara problemas de salud, solamente las quejas de dolor de estómago, por lo que el servicio fue finalizado sin incidencias.

    En el transcurso de la tarde de ese día 30 de diciembre, el expedientado presentó parte de baja por enfermedad común en el cual se señalan como indicaciones médicas reposo domiciliario. Continue reading »

    Tags: , , ,

  • 04Jul

    Hoy comentamos una sentencia en la que se SANCIONA A DOS GUARDIAS CIVILES  Y SE CONSIDERA DESATENCIÓN DEL SERVICIO POR PERMANECER EXCESIVO TIEMPO DENTRO DE UN BAR EN HORARIO DE SU HORARIO LABORAL. Es la SENTENCIA Nº 67 de 14 de Noviembre de 2013 de la SALA de lo MILITAR del TRIBUNAL SUPREMO.

    Los hechos sucedieron cuando dos agentes de la Guardia Civil tenían nombrado servicio de patrulla de 14:00 a 22:00 h en un lugar. Sobre las 19:30 h, el Sargento Comandante observó cómo ambos estacionaban el vehículo oficial en la puerta de un bar en otra barriada diferente a la designada para ellos; los agentes entraron en el establecimiento y salieron 50 min más tarde.

    Como consecuencia de esos hechos, se les impuso una sanción que fue recurrida por los agentes e interpuesto demanda contencioso-administrativo cuya sentencia confirmada la sanción de pérdida de tres y dos días de haberes como autores responsables de una falta leve consistente en “la incomparecencia a prestar un servicio, la ausencia de él, la desatención o la colocación en la situación de no ser localizado para prestarlo”.

    Frente a esta sentencia, los agentes interpusieron recurso de Casación.

    La Sala considera que el Tribunal que dictó la sentencia consideró que los dos agentes desatendieron el servicio asignado porque estuvieron unos cincuenta minutos en un bar situado fuera de la demarcación donde debían prestarlo.

    Los agentes admiten que estuvieron en el mencionado establecimiento pero discrepan del tiempo que estuvieron, afirmando que hicieron una parada “mínima para que uno de ellos pudiera tomarse una medicina” y por lo tanto, este breve tiempo no puede considerarse una desatención del servicio. Continue reading »

    Tags: , ,

  • 20Jun

    Hoy comentamos una sentencia en la que se CONFIRMA LA SANCION A UN GUARDIA CIVIL POR MANIFESTARSE. Es la SENTENCIA Nº 64 de 30 de Octubre de 2013 de la SALA de lo MILITAR del TRIBUNAL SUPREMO.

    El agente era Secretario de Asuntos Jurídicos de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y dicha asociación comunicó a la Delegación del Gobierno su intención de celebrar una reunión en la Plaza Mayor de Madrid con objeto de realizar un acto público dirigido a asociados, familiares y simpatizantes, en el transcurso de la cual se leería una declaración/manifiesto.

    Dicha reunión fue aprobada por la Delegación del Gobierno y tuvo lugar en la fecha y hora previstas. En la parte posterior del escenario y de cara al público, había una pancarta con el lema “AUGC DERECHOS YA” y delante de la misma se encontraba el agente sancionado vestido de uniforme y ocupando un lugar destacada sobre el estrado.

    En esa reunión se pronunciaron distintos discursos y por parte de la AUGC tomó la palabra el agente sancionado animando a sus compañeros a luchar por sus derechos, que los guardias civiles no son soldados ni deben serlo, que tienen restringidos su derecho a la libertad personal, libertad de desplazamiento y circulación, derecho a la intimidad, derecho de reunión, derecho de huelga, derecho de asociación y derecho de sindicación; solicitaban una regulación de derechos similar al resto de policías de España…

    De la referida concentración se hicieron eco los principales medios informativos y fue noticia destacada en los telediarios y en los periódicos.

    Como consecuencia de ese discurso, se le impuso al agente una sanción de tres meses de suspensión de empleo como autor de una falta muy grave consistente en “observar conductas gravemente contrarias a la disciplina servicio o dignidad de la Institución que no constituyan delito” y frente a esa sanción, el agente interpuso contencioso-administrativo. Continue reading »

    Tags: , ,

  • 09May

    La sentencia que hoy comentamos  SANCIONA A UN GUARDIA CIVIL POR NO COMPARECER A UN EXÁMEN MÉDICO ESTANDO DE BAJA. Es la SENTENCIA nº 96 de 21 de Octubre de 2013 DE LA SALA DE LO MILITAR DEL TRIBUNAL SUPREMO.

    Los hechos sucedieron cuando el agente fue citado por la Unidad de Reconocimiento Médico en Madrid, que le remitió dicha citación a su compañía de Ayamonte donde tiene fijada su residencia durante la baja médica.

    La Compañía de Ayamonte comunicó la citación al agente y éste presentó, menos de 48 horas antes del día de fecha del reconocimiento, una instancia solicitando anticipo de dietas y autorización oficial de transporte de ida y regreso en tren por cuenta del Estado, que posteriormente fue denegada.

    El agente no compareció al reconocimiento médico, si bien 35 minutos después de la hora fijada, presentó una instancia en la Compañía de Ayamonte dirigida a la Unidad de Reconocimiento Médico de Madrid solicitando le fuera designado otro día para presentarse en el hospital y le fuera anticipado el importe de las dietas, todo ello ante la falta de contestación de la solicitud efectuada dos días antes.

    Por la incomparecencia al reconocimiento médico, le fue impuesta una sanción disciplinaria de cuatro meses de suspensión de empleo, como autor de una falta muy grave de “la negativa injustificada a someterse a reconocimiento médico, legítimamente ordenada por la autoridad competente, a fin de constatar la capacidad psicofísica para prestar servicio”.

    Contra esta resolución, el agente interpuso recurso de alzada que fue estimado parcialmente y se le impuso la sanción disciplinaria de suspensión de empleo por plazo de tres meses y un día. Frente a esa sanción interpuso esta demanda. Hace el agente dos alegaciones:

    •        Vulneración del principio de legalidad
    •        Vulneración del principio de proporcionalidad Continue reading »

    Tags: , ,

« Entradas anteriores   Siguientes entradas »